La tramitación internacional de patentes pasa en la mayoría de los casos por una solicitud a través del tratado de cooperación en materia de patentes conocido por las siglas PCT que corresponden a su traducción al inglés: “Patent Cooperation Treaty”.

Las ventajas que aporta este tratado gestionado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, a pesar de no constituir un proceso de concesión en si mismo, lo convierten en la opción mas aconsejable pues a través de un único trámite y coste se obtiene:

  • Un plazo muy valioso para tomar decisiones sobre dónde continuar geográficamente la tramitación de la patente. Este plazo ronda los 30 meses desde el momento de la solicitud prioritaria.
  • Un informe de búsqueda internacional elaborado por la oficina designada. Este informe consiste en una breve opinión y un listado de patentes u otras publicaciones anteriores clasificadas en función de como inciden sobre la novedad y actividad inventiva del objeto de la solicitud. Su objetivo es permitir al solicitante valorar las perspectivas de patentabilidad de la invención. Además el PCT admite mejorar las reivindicaciones inicialmente presentadas en base a la información facilitada en el informe de búsqueda, e incluso solicitar un examen preliminar de su modificación para tener una nueva opinión sobre el nuevo juego de reivindicaciones.

Aclarado que arrancar con una solicitud de patente por el PCT es lo más aconsejable en la tramitación internacional toca abordar qué hacer más allá de su función, es decir, llegado el momento de la entrada en fase nacional PCT, pues en resumidas cuentas será cada oficina nacional quien finalmente conceda o deniegue la patente solicitada.

Una patente internacional implica un mayor coste en cuanto en más países se tramiten. Y por ello, el primer consejo a tomar es valorar estratégicamente los países o grupos de países en que interesa lograr el monopolio de la tecnología reflejada en la solicitud. Sobre este punto es importante considerar los países en que potencialmente se comercializara la invención y también aquellos donde podrá fabricar nuestra potencial competencia de forma efectiva para poder así loquear también la producción.

Para una buena entrada en fase nacional se ha de conocer qué países son miembros del PCT, así como el plazo máximo para extender la solicitud en cada uno de ellos. Sobre este punto 2 consejos:

  • Desde el momento de la solicitud ya se puede abordar la entrada en fase nacional pero lo más conveniente es esperar hasta disponer del resultado del informe de búsqueda. Si éste es favorable, y en la medida de lo posible, hacer el desembolso económico de la entrada en fases entre la publicación de la solicitud, entorno al mes 18 desde que se solicitó, y un mes antes del plazo máximo establecido en cada país. En este enlace están los 148 países miembros y los plazos máximos y posibles extensiones para la entrada en fase nacional PCT de cada uno de ellos.
  • Para los países que no son miembros del PCT se dispone de 12 meses de prioridad internacional, a contar desde el momento de la solicitud para depositar la extensión.

Sobre los plazos indicar que por motivos fortuitos o de fuerza mayor en ocasiones estos pueden ser excepcionalmente ampliados, pero solo serán admitidos motivos de verdadera  fuerza mayor como terremotos, ventiscas, incendios, inundaciones, faltas de energía o huelgas de correo. Por este motivo es desaconsejable su uso. Se ha de ser precavido y disponer del tiempo suficiente para garantizar una buena gestión internacional.

Tal y como apuntaba en el titulo me centrare en esta ocasión en facilitar algunos consejos y consideraciones en la entrada en fase nacional, es decir, aquellas solicitudes de patente tramitadas directamente en la oficina de patentes de un país concreto miembro del PCT, pero debe conocerse que es posible realizar también solicitudes similares ante oficinas de patentes donde se tramita la solicitud en bloque para un grupo de países. En estos casos se habla de entrada en fase regional PCT.

¿Tu patente necesita entrar en fases?
Solicita presupuesto

 

Fase nacional PCT: Consejos generales

  • Antes de solicitar una entrada en fase nacional PCT hay que valorar si son necesarias modificaciones en las reivindicaciones en base al resultado del informe de búsqueda internacional y/o del examen preliminar.
  • Se tiene que traducir la memoria al idioma oficial de la oficina nacional de que se trate. Un traductor técnico que conozca el lenguaje especifico es quien mejor podrá elaborar una adecuada traducción.
  • En la mayoría de las legislaciones es obligatorio contar con un representa legal y hay que tener en cuenta el tipo de documento de representación necesario. En ocasiones un poder con firma simple es suficiente pero en otras se precisa un poder notarial, certificados, sellos de consulados, etc. lo que se ha de tener en cuenta en los plazos y costes.
  • La solicitud nacional será nuevamente sometida a un examen formal por lo que si no se solicita correctamente y con una traducción certera es posible que surjan suspensos formales.
  • Además la nueva solicitud será sometida a un examen de fondo en cada oficina de patentes nacional y del mismo es posible que surjan suspensos que tendrán que ser contestados según la opinión de cada examinador y oficina y de los intereses del solicitante.
  • Por todo lo anterior disponer de un equipo técnico- jurídico local que conozca las peculiaridades y normativa de cada oficina nacional, así como el idioma oficial es clave de éxito. El mejor consejo que se puede dar es buscar una firma con un equipo experimentado en la tramitación y defensa internacional de patentes.

Para finalizar, y como ultimo consejo indicar que existen diversas subvenciones para los distintos procesos de internacionalización. Concretamente en al caso de España y sobre patentes la propia Oficina Española de Patentes y Marcas ha lanzado en los últimos años, y se prevea que así siga siendo, ayudas sobre los conceptos correspondientes a tasas oficiales y traducciones técnicas necesarias en la tramitación internacional de patentes. Estas ayudas rondan el 70 % de estos importes y generalmente cubren todas las gestiones realizadas en un año. Para poder optar a todas las ayudas posibles, lo primero es estar informado en plazo y forma por lo que una vez más contar con un equipo especializado que nos alerte y asesore de forma personalizada será la mejor baza para acceder a todas las ayudas económicas posibles.

Conclusiones:

La correcta protección internacional de una invención propia es determinante en el éxito de su explotación comercial. En consecuencia, la entrada en fases nacionales de una patente solicitada por el PCT es un paso fundamental en su tramitación y ha de ser considerado desde un primer momento como un factor clave en el plan estratégico empresarial global.

La fase nacional supone realizar en un corto e improrrogable periodo de tiempo una inversión considerable, sobre todo si se tiene interés estratégico en numerosos países. El importe de cada gestión necesaria es importante pero dada la complejidad que entrañan no debe ser la variable más importante a sopesar. Una desafortunada y barata gestión en la tramitación puede suponer perder o debilitar una valiosa patente nacional y/o acarrear mayores gastos. Por ello, contar con la orientación y respaldo de profesionales experimentados que apliquen justas tarifas es la mejor garantía para alcanzar nuestros objetivos.

COMPÁRTELOShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone