Cómo patentar una idea es una pregunta que casi todo el mundo se plantea al hallar una nueva idea innovadora que podría suponer un cambio sustancial en algún campo, y además, un interesante beneficio económico para su inventor.

Lo primero que se debe tener claro sobre cómo patentar una idea es que no todas las ideas son patentables. Las patentes no contemplan conceptos abstractos o ideas generales como tales, sino que protegen la realización técnica y práctica de estas ideas.

Esto se debe a que las patentes amparan soluciones técnicas a problemas técnicos concretos, y solo eso, nada más, y ¡nada menos¡

Por este motivo lo primero que debemos plantearnos ante la pregunta ¿Cómo patentar una idea? es si esta idea es verdaderamente patentable. Puede que hayamos dado con algo interesante pero que no podamos registrar como patente.

Cómo patentar una idea. Requisitos

Sabido lo que puede ser una patente (una solución técnica concreta a un problema técnico concreto) llega el momento de conocer lo que cualquier oficina de registro le va a exigir a una patente para ser concedida. Son estos 3 afamados requisitos:

  • Novedad: que la invención no se haya divulgado antes del momento de la solicitud
  • Actividad inventiva: que no resulte una solución evidente para alguien que sepa del tema
  • Aplicación industrial: que la invención pueda aplicarse a algún tipo de industria

Ideas no patentables

En cuanto a lo que NO es específicamente patentable, si tomamos el caso de España como ejemplo, observamos que la actual Ley 11/1986, de 20 de marzo, de Patentes, establece que no se consideran invenciones:

  • Los descubrimientos, las teorías científicas y los métodos matemáticos
  • Las obras literarias, artísticas o cualquier otra creación estética
  • Las obras científicas
  • Los planes, reglas y métodos para el ejercicio de actividades intelectuales, para juegos o para actividades económico-comerciales
  • Los programas de ordenadores
  • Las formas de presentar informaciones

Además la citada ley dice que se excluye de la patentabilidad las invenciones que comprenda solo una de las características anteriores.

Y tampoco se considerarán como invenciones por ejemplo:

  • Los métodos de tratamiento quirúrgico o terapéutico del cuerpo humano o animal
  • Los métodos de diagnóstico aplicados al cuerpo humano o animal
  • Los procedimientos de clonación, modificación de la identidad genética germinal de seres humanos
  • Las utilizaciones de embriones humanos con fines industriales o comerciales.

Con este ejemplo podemos deducir fácilmente que muchas de las ideas que se nos puedan ocurrir pueden quedar excluidas de ser patentadas explícitamente por la ley. En consecuencia, las peculiaridades técnicas y legales que entraña la patentabilidad de las ideas requiere de unos conocimientos muy específicos para tratarlas correctamente. Por ese motivo el mejor consejo que se puede dar es:

Ante una buena idea lo mejor es recurrir a un profesional que nos asesores sobre su adecuada protección y tratamiento

Un profesional preservará la confidencialidad de nuestra idea y tras conocer su naturaleza podrá darnos una primera opinión, y orientarnos sobre las vías de que disponemos y los posibles importes que supondrá su correspondiente registro.

Descubrimos cómo patentar una idea

Cómo patentar una idea. Alternativas

Y es que las posibilidades que se abren como alternativas a patentar una idea son varias. Entre ellas destacan 4:

  • Registrar un modelo de utilidad que proteja la funcionalidad de nuestra invención
  • Recurrir al registro de un diseño industrial que proteja la geometría y/o ornamentación de nuestra creación.
  • Quizá podamos registrar también la marca para disponer del uso en exclusiva del signo distintivo que identificara la ejecución de nuestra idea en el mercado
  • Por último, ampararnos en nuestros derechos de autor podría ser otra opción.

En conclusión, y vistas las muchas posibilidades que se non abren ante la hipotética pregunta ¿Cómo patentar una idea?, la mejor respuesta posible es: Con la ayuda de un profesional.

¿Necesitas una patente?
Te asesoramos
COMPÁRTELOShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone