” Las ayudas “de minimis” son aquéllas concedidas por los Estados miembros de la Unión Europea con un importe inferior a 200.000 €”

En nuestro día a día profesional hemos observado que una de las dudas más frecuentes a la hora de solicitar ayudas o subvenciones para empresas o autónomos es sobre ¿Qué son las ayudas “de minimis”?

A continuación vamos a tratar dar respuesta a esta pregunta aclarando de forma sencilla a qué hace alusión éste, en ocasiones hasta temido término, y cómo se aplica en la gestión de una subvención o ayuda.

La etimología del término la encontramos en el latín donde “de minimis” significa acerca de las cosas pequeñas. Su uso se hace conocido a través de la expresión latina, minimis non curat praetor, que vendría a ser algo como lo pequeño no importa al pretor (o juez).

La simbología de esta expresión es la que impulsa la lógica que aplica la Unión Europea respecto a las ayudas estatales, pues en un sentido legal más formal de minimis se refiere a algo que no tiene la suficiente importancia como para que la ley le preste atención.

Y así, se establece la existencia de unas cantidades máximas de ayudas compatibles con el marco normativo de la Unión Europea al considerar que no se altera la libre competencia en el entorno comunitario.

En concreto, los términos de estas ayudas se establecen en el Reglamento (UE) 1407/2013, de 18 de diciembre de 2013, de la Comisión, relativo a la aplicación de los artículos 107 y 108 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a las ayudas de mínimis (Diario Oficial de la Unión Europea de 24 de diciembre de 2013), en virtud del cual la ayuda total de mínimis concedida a una empresa:

  • No será superior a 200.000 € durante un período de 3 ejercicios fiscales.
  • No será superior a 100.000 € para las empresas que realicen por cuenta ajena operaciones de transporte de mercancías por carretera.

Este Reglamento es aplicable desde el 1 de enero de 2014 hasta el 31 de diciembre de 2020.

Por tanto, en la actualidad, las ayudas “de minimis” puede decirse que son aquéllas concedidas por los Estados miembros de la Unión Europea a empresas por un importe inferior a 200.000 €, cuyos efectos sobre la competencia son limitados y, por ello, no existe la obligación de comunicar a la Comisión Europea con carácter previo a su concesión.

¿Te interesa recibir ayudas?
PONTE EN CONTACTO Y TE ASESORAMOS PARA LOGRARLO

 

Ayudas ¨de minimis¨: Consideraciones prácticas

Las ayudas “de minimis” presentan algunas peculiaridades que conviene conocer para una correcta gestión. Entre ellas destacan estas 2:

1. Contemplan solo ayudas transparentes. Con el fin de evitar abusos solo se aplicaran ayudas “de minimis” si es posible determinar previamente y con precisión su importe exacto, sin que sea necesario efectuar un análisis de riesgo. Así en general se consideran ayudas transparentes:

  • Las ayudas consistentes en préstamos, siempre y cuando su importe se calcule sobre la base de los tipos de interés del mercado vigentes cuando se concede la ayuda.
  • Las destinadas a aportaciones de capital cuyo importe total es inferior al límite máximo de minimis
  • Las ayudas consistentes en medidas de capital de riesgo cuando la aportación de capital a cada empresa beneficiaria no supera el límite máximo de minimis
  • Las consistentes en garantías de préstamos, si la parte garantizada del préstamo no excede de 1.500.000 euros (o 750.000 euros en el caso del sector del transporte por carretera). No obstante, los países de la Unión Europea (UE) pueden conceder garantías de préstamo a importes superiores a 1.500.000 euros si aportan la prueba, mediante un método aceptado por la Comisión, de que el elemento de ayuda contenido en la garantía no excede de 200.000 euros.

2. Tienen un definido ámbito de aplicación. Las “ayudas de minimis” no podrán ser aplicadas en los siguientes casos:

  • El sector pesquero y de la acuicultura
  • La producción primaria de productos agrícolas
  • Las ayudas vinculadas a la exportación
  • Las ayudas sujetas a la preferencia de productos nacionales
  • El sector del carbón
  • Las ayudas para la adquisición de vehículos de transporte por carretera
  • Las ayudas a las empresas en crisis

Como vemos  saber que son las ayudas “de minimis” no ha resultado tan complicado como cabría esperar, pero bien es cierto que para quien no está habituado a tratar con documentación oficial, reglamentos y exigencias legales puede resultar difícil desenvolverse con ciertos términos. Por este, entre otros motivos, es internase consultar a expertos como los de MNH Licitaciones para estar bien informados y poder presentar correctamente cualquier tipo de subvención.

¿NECESITAS UNA SUBVENCIÓN?
 

COMPÁRTELOShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone